A pesar sobre la tormenta racial que se reside en el resto de Internet